viernes, setiembre 02, 2005

La Verdadera Sabiduría

¿Qué es exactamente la sabiduría?

Muchos dirán que se trata de la inteligencia. Pero, ¿por qué hay tanta gente inteligente, y tan poco sabia a la vez? Esto nos conduce a pensar que la sabiduría no es idéntica a la inteligencia. Más bien, podría afirmarse que toda la gente sabia es inteligente, pero no viceversa. En términos lógicos, la palabra inteligencia es más amplia que la palabra sabiduría. Una vez hecha esta aclaración, procedamos a dilucidar esta cuestión tan importante y acuciante.

La sabiduría es un tipo especial de conocimiento, que no es directamente accesible a nuestros sentidos. Pero, ¿cual es el objeto de la sabiduría? Sabemos que el objeto de la ciencia es el mundo físico. También sabemos que el objeto del arte es el estudio y comprensión del fenómeno estético. Otro tanto se podría decir de la filosofía, cuyo objeto es la comprensión del ser (metafísica) y los límites del conocimiento (epistemología). Entonces, ¿cual es el objeto de la sabiduría? La sabiduría abarca el estudio de la vida misma (no la vida en el sentido biológico, sino en el sentido de experiencia humana), y por lo tanto puede decirse que es mucho más importante que cualquier otra ciencia o arte. No obstante, nos falta definir qué es vida. Por vida, no me refiero al objeto de la Biología, sino a la experiencia cotidiana y subjetiva que tenemos los seres humanos. La vida trasciende los limites de lo meramente físico, para constituir una realidad mucho más profunda.
Sin embargo, ¿cómo es posible la sabiduría, si hay tanta incertidumbre y tantas dudas? La gran desgracia del hombre es esa soberbia que lo lleva a creerse dios, y a confiar ciegamente en la "diosa" Razón. La razón es una capacidad del ser humano, pero es un arma de doble filo. Como puede ayudarnos a encontrar la verdad, puede igualmente alejarnos de ella. La confianza del hombre en la razón lo ha llevado a crear bombas nucleares, cuyo único fin es la destrucción de la vida. Es esa misma razón la que nos ha llevado a establecer utopías que han acabado con las vidas de millones de seres humanos. Pero, y más importante aún, es esa razón la cual nos permitido salvar vidas, por medio de la medicina. Entonces, ¿es buena o mala la razón? Pues la respuesta es un tanto ambigua, porque la razón no es ni buena ni tampoco mala, en el sentido estrictamente moral. Más bien, el carácter moral reside en el uso que hagamos de esa razón. La razón apartada de la sabiduría, es como un ciego que deambula sin lazarillo alguno. En otras palabras, la razon sin sabiduría es como un único zapato, el cual no sirve por su cuenta, sino en la medida en que se complementa con el otro zapato faltante. La pregunta es, si la herramienta de la inteligencia es la razón, ¿cuál es entonces la herramienta de la sabiduría? Esa herramienta tiene un nombre específico, y su nombre es la fe. Ya sé que ciertos lectores pensaran que la fe es una cuestión de niños, esto es, el creer por el creer. El creer sin mayor argumento que la confianza. De hecho, la fe no es la creencia ciega en algo, sino la creencia en aquello que no es directamente accesible a los sentidos, pero que por otros medios (llámese intuición) logramos discernir en medio de la maraña de la compleja problemática de la realidad.
La sabiduría consiste en ver más allá de nuestra propia nariz. Consiste en lograr ver aquello que no es palpable. La materia no deja de ser un único aspecto de la realidad, que no es de hecho el más importante. Es un tanto desafortunado que el hombre posmoderno esté tan centrado en la materia. La materia no es más que el telón de fondo, detrás de cual se nos presenta una realidad mucho más compleja que abarca el campo espiritual. Negar el espíritu es negar el único medio que tenemos para alcanzar la verdadera sabiduría. Sabiduría es tener un conocimiento profundo de la naturaleza del bien y del mal. Contrario a la posición relativista, muy en boga por está época, hay cosas que son absolutas e inalterables. El bien y el mal no dependen de la cultura ni el contexto espacio-temporal. De hecho, si miramos con atención, casi todas las culturas (sin excepción) condenan el asesinato y el incesto. Eso nos muestra que, siguiendo un poco las líneas de Kant, la conciencia moral existe a priori, esto es, antes de que el ser humano sea consciente de ella. Es lo mismo que sucede con los grandes teoremas matemáticos, los cuales existen antes de ser descubiertos. La suma del cuadrado de los catetos, es, ha sido, y será siempre igual al cuadrado de la hipotenusa, aún si Pitagoras nunca se hubiera sentado un día a pensarlo. Y al igual que la conciencia moral y los teoremas matemáticos, hay muchas más cosas que existen a priori (las leyes físicas, por ejemplo). La negación de lo absoluto, propia de filósofos nihilistas y anarquistas, no deja de ser un ejercicio fútil y poco plausible. Lo absoluto existe per se. Kant afirmaba que tanto el tiempo como el espacio son categorías de la sensibilidad a priori, o lo que es lo mismo, nada puede ser contemplado sin un contexto tanto espacial como temporal. El gran fílosofo alemán, autor de la magistral "Crítica de la Razón Pura" también afirmaba que esta característica de objetos que existen a priori se aplicaba a muchas más cosas... Pues yo, retomando el pensamiento de Kant, afirmo que hay cosas absolutas. Y la sabiduría consiste, precisamente, en comprehender lo absoluto. Pero, ¿qué puede haber más absoluto que Dios? Dios es EL ABSOLUTO, origen y causa de todo lo absoluto. Por lo tanto, la verdadera sabiduría es el conocimiento de Dios. Ergo, no puede haber sabiduría si no hay comprensión del origen mismo de esa sabiduría. ¿Cómo podemos llegar a entender algo, si no entendemos su origen? Llegado a este punto, soy consciente de que mi argumentación no es tan lineal ni sencilla como yo quisera. No obstante, la vida misma es un fenómenos altamente complejo que no admite caminos más cortos. No hay un camino corto a la comprensión de la sabiduría. Precisamente en esto radica toda su belleza: en el hecho de que no cualquiera puede acceder a ella. Como dijo Robert Frost en su poema, The road not taken:

"Two roads diverged in a yellow wood,
I took the less one travelled by,
and that has made all the difference."

Hemos avanzado mucho, pero aún no sabemos cómo llegar a conocer a Dios y por medio de él, conocer todo lo demás. El conocimiento de Dios es una llave maestra que nos abre todas las demás puertas. Corrigiendo un poco a Descartes, yo no afirmaría "Pienso, luego existo" (Cogito, ergo sum), sino "Pienso en Dios, luego existo" (ustedes harán su propia traducción al latín). Conocer a Dios es conocer la naturaleza del bien y del mal. Conocer el por qué estamos acá en el mundo. Conocer qué debemos hacer y cómo debemos hacerlo. La sabiduría abarca todas las cosas anteriormente mencionadas.
El hombre sabio es un hombre ecuánime, que no lo perturba nada, porque sabe exactamente el qué, cómo y por qué de las cosas. Es un ser que no se desespera ante la muerte, ni ante lo desconocido. Ser sabio es no tener miedo de nada (excepto alejarse de la fuente misma de toda sabiduría, que es Dios), porque el miedo proviene de la ignorancia. Ser sabio es ser estoico ante el dolor y el sufrimiento. Es también saber que hay cosas inevitables, tan inevitables como la Ley de la Gravedad y el Teorema de Pitagoras. Es reconocer que hay cosas absolutas que nunca podrán cambiarse. El relativismo es el mayor enemigo de la sabiduría, porque la fortaleza sólo puede surgir de tener profunda convicción y una certeza inamovible. El hombre que cree que todo es relativo, se engaña, porque si todo es relativo, entonces debe haber algo absoluto (el hecho de que todo es relativo se volvería algo absoluto). Por lo tanto, el relativismo es una posición inconsistente, propia de mentes débiles y poco ilustradas.Ya para terminar, me gustaría hablar sobre la posición agnóstica. Esta posición se define como la creencia en la incertidumbre sobre la existencia de Dios. Un poco paradójico, ¿no?. Para los agnósticos, no hay certeza sobre si Dios existe o no. No obstante, es muy díficil encontrar verdaderos agnósticos, ya que la mayoría tienden hacia un lado o el otro. Casi no hay representantes del agnosticismo 50-50, o sea "yo creo en que la probabilidad de que Dios exista es del 50%, o lo mismo que la probabilidad de que al lanzar una moneda, ésta salga cara o salga sello." La posición agnóstica es relativista, ya que relativiza la existencia de Dios, y por como Dios es la causa y origen de todas las cosas, también relativiza la existencia de las demás cosas. Como el relativismo es inconsistente (como expliqué anteriormente), y el agnosticismo es una posición relativista, ergo, el agnosticismo es inconsistente.
Para concluir, Dios no es accesible al hombre por medio de la razón, porque de hecho Dios está por encima de la razón. ¿Cómo podemos el cálculo, si solo contamos con un conocimiento muy somero de la aritmética? A Dios sólo se puede llegar por la via de la fe. Y a la fe sólo se puede llegar por la Revelación. La secuencia correcta sería la siguiente:

Revelación-->Fe-->Dios-->Sabiduría

Si falla cualquier eslabón en esta cadena, la cadena se rompe. Y al romperse la cadena, no podemos llegar a la sabiduría, objeto último de este análisis...

Ya para cerrar, voy a parafrasear un mensaje de la Biblia, fuente de conocimiento de Dios y sabiduría infinita:

Alejáos soberbios y orgullosos,
de la fuente de vuestro ego,
porque el orgulloso no alcanzará sabiduría,
y el soberbio no herederá el reino de Dios,
más bien, llenáos de humildad,
y revestíos de fortaleza,
ya que la verdad no está en los libros,
sino que el espíritu de la verdad,
se halla en vuestros corazones,
y lo único necesario para alacanzarla,
es olvidar todos vuestros prejuicios,
y decir al coro con Socrates,
Yo sólo sé que nada sé,
Señor muéstrame tus caminos,
y revélame tú voluntad,
para que así yo pueda,
desentrañar los hilos,
de esa realidad problemática,
que llamamos existencia...

*Pax Tecum, nunc et semper*

2 Comments:

Blogger DEBORA said...

la sabiduria es un camino excelente
es mas preciosa que el oro y la plata
te indico el camino mas sencillo de llegar hasta ella,
y conocer a este DIOS tan maravilloso, que tu ya aprendiste a ama-lo

dijo Jesus, yo soy el camino, la verdad y la vida
conozca a cristo, y procure seguir elcamino que El te indica
e conoceras
cada dia mas, la verdadera
sabiduria, que te llevara a la vida eterna

5:49 p. m.  
Blogger DEBORA said...

la sabiduria es un camino excelente
es mas preciosa que el oro y la plata
te indico el camino mas sencillo de llegar hasta ella,
y conocer a este DIOS tan maravilloso, que tu ya aprendiste a ama-lo

dijo Jesus, yo soy el camino, la verdad y la vida
conozca a cristo, y procure seguir elcamino que El te indica
e conoceras
cada dia mas, la verdadera
sabiduria, que te llevara a la vida eterna

5:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home